Ir al contenido principal

Carreras STEM y el autismo

Es muy común escuchar a las personas hablar de las habilidades fantásticas de los niños y adultos con autismo. Y sí, es bastante común que los individuos con autismo por la capacidad de concentración en determinadas labores de su interés, se expresen y destaquen en determinadas profesiones.

Pero de ahí, a la generalización de que todas las personas con autismo son “genios”, pues no, la verdad es que no es así. Por ejemplo, Oliver con apenas 6 años, tiene buena capacidad de abstracción, de construir cosas, de resolver problemas. A la vez tiene afinidad por el dibujo, así que quien sabe si en el futuro, termina siendo algo así como ingeniero, arquitecto, diseñador gráfico.

Yo no puedo saber qué terminará estudiando mi hijo. Honestamente quizá en 10 años me dice que no quiere estudiar en la universidad sino ser “Youtuber” (ya le pasó a una amiga, su hijo de 4 años le dijo esto).

Pero si es bastante obvia la afinidad que existe entre los individuos con autismo y las carreras STEM, siglas en inglés que describen a las carreras científicas, tecnológicas, ingeniería y matemáticas.

 

El auge de las carreras STEM

Desde hace varios años estas carreras han tenido un proceso de revalorización pública: se han sacado juegos que promueven conocimientos básicos de estas carreras desde temprana edad, se han incluido abordajes más prácticos que teóricos en las escuelas, se ha expuesto a través de la televisión a los niños y adolescentes a estas carreras (en series como The Big Bang Theory, El Mundo de Luna, Blaze and the Monster Machines) y hay innumerables recursos en internet que apoyan a los padres y las escuelas para encaminar a los niños hacia las aptitudes necesarias para las diferentes carreras STEM.

Mayim Bialik, quien no sólo es una gran actriz sino también una destacada científica, ha sido una pieza fundamental en la promoción de las carreras científicas. Bialik se ha enfocado principalmente en entusiasmar a las niñas a estudiar carreras científicas, tecnológicas y matemáticas.

Brian May, guitarrista de Queen, estudió física y matemática pura y se graduó con honores. Se ha involucrado en diferentes causas de promoción científica y fue uno de los fundadores del Día de los Asteroides.

 

El autismo y las carreras científicas

De acuerdo a la revista Scientific American, los jóvenes con autismo gravitan naturalmente hacia las carreras de ciencia, tecnología, ingeniería y matemática, pero que son pocos los jóvenes con Trastorno del Espectro Autista, los que efectivamente ingresan en las universidades a estudiarlas.

Simon Baron-Cohen, director del Centro de Investigaciones del Autismo de la Universidad de Cambridge examinó la relación entre el autismo y las carreras STEM, determinando que había alta prevalencia de talentos matemáticos.

Otro estudio independiente examinó más de 11 mil estudiantes en los Estados Unidos y encontró que jóvenes adultos con Trastorno del Espectro Autista escogieron carreras STEM en mayor porcentaje que la población general (34% frente a 28%).

Pero un dato que este estudio también arrojó es que los jóvenes con autismo se inscriben menos en la universidad. Entre listas de personas con discapacidades, el autismo es la tercera con la inscripción universitaria más baja en los Estados Unidos.

Tanto en Estados Unidos como Reino Unido, se están trabajando en abordajes tempranos a los jóvenes con autismo, para fomentar que se inscriban en la universidad y estudien las carreras de su preferencia, entre ellas, las carreras STEM.

Sería genial impulsar que los jóvenes con autismo puedan ingresar a la educación superior. Ya hay iniciativas por parte de grandes empresas tecnológicas de contratar personas con autismo dentro de este pool de carreras universitarias, pues valoran su ingenio, creatividad, capacidad de concentración y resolución de problemas.