Ir al contenido principal

Yogurt deslactosado

Desayuno saludable para todos

Desde que me vine a Santiago, algunas cosas han cambiado y una de ellas es que he logrado perder algo de peso. Nada comparado con mi esposo que lleva como 20 kilos, pero mis 5 kilos son buenos, sobre todo para aliviar un poco los malestares constantes del dolor crónico.

En Venezuela, dada la complicada situación para comprar alimentos, al final del día comías lo que habías encontrado esa semana en el mercado, abasto o con el verdulero de la esquina.

Aquí en Santiago tengo opciones, opciones que no sólo se ajustan a mi presupuesto familiar, sino también a las necesidades de mi cuerpo y mis alergias.

Una de las cosas que se han convertido en parte fundamental de nuestra dieta en Chile es el pan. De hecho Chile es el segundo país a nivel mundial en consumo de pan, sólo detrás de Alemania.

Comer pan es lo más común.

Hay muchos tipos de panes deliciosos y curiosos si los ves desde el ojo venezolano. Nosotros básicamente tenemos las canillas y el pan francés (ambos similares al baguette francés, pero uno grande y el otro pequeño, como una porción individual). El pan sobado, pan campesino y variaciones regionales de algunos panes dulces.

Los venezolanos hacemos buenos panes, pero por toda la escasez, comer pan era un lujo combinado con suerte.

Aquí en Chile tenemos las hallullas (que son mis favoritas), las marraquetas, las dobladitas y muchísimos panes más, todos igual de deliciosos y cada uno con un sabor peculiar.

De verdad, aún no me he cansado de comer pan, pero me di cuenta que era importante ponerle un poco de variedad a mi dieta, porque comer siempre lo mismo no es bueno para nadie.

 

Desayuno saludable

En una ida al supermercado, me fijé en unos yogurts descremados sin lactosa, y los compré para probar. Ya de esa marca había comprado varias veces su leche deslactosada y me encantaba, porque de verdad me resulta fácil de digerir, sin provocar consecuencias desagradables en mi cuerpo.

El yogurt no me decepcionó. Si les interesa, la marca es Lonco Leche, realmente la recomiendo. Tienen mucha variedad de productos sin lactosa, incluyendo una mantequilla que es lo máximo y libre de sellos (esto quiere decir que es óptima para los parámetros nutricionales del Estado Chileno). De hecho todos sus productos son libres de sellos.

Para desayunar, me he estado preparando un yogurt con hojuelas de avena y frutas. Me lo he comido con fresas, arándanos, cerezas naturales, chía.

Hay días que no lo como al desayuno, pero a mitad de tarde hago una merienda con yogurt y una cucharada de avena o una cucharadita de chía. Las frutas del bosque es porque estamos en plena temporada y se consiguen muy frescas todo el tiempo. El fin de semana vamos a comprar frambuesas y zarzaparrillas, que comenzaron a aparecer en días recientes.

En una acotación importante, le compramos un yogurt deslactosado para niños, con sabor a vainilla a Oliver, pero ni los minions en el envase lo lograron convencer de probar el yogurt. Aún no supera su rechazo a las cosas líquidas, pero al menos las frutas y la avena estoy logrando que las consuma con sus postres.

 

Síguenos
Categorías